En la recepción del Cónsul de EEUU en Barcelona prefieren a Hillary

photocall-elecciones

El photocall de la recepción del consulado de EEUU en Barcelona durante la jornada electoral norte-americana.

Un pedacito de Norte-América se ha vuelto a colar en uno de los salones del Hotel Majestic, en Barcelona. Justo en vísperas de conocer cuál va a ser el próximo presidente/a de la nación más poderosa del mundo. Ya es tradición que el Cónsul de los EEUU en España invite a personalidades catalanas, sobre todo del ámbito político, a una recepción made in USA, durante la jornada electoral (noche cerrada para nosotros)El President de la Generalitat, Carles Puigdemont, el ex president, Artur Mas, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, la Delegada del gobierno de España, Llanos de Luna, entre otros políticos como el popular catalán, Alberto Fernández Díaz, realizan una visita fugaz al evento. “No me quedaré mucho tiempo porque mañana tengo que asistir a un pleno” el President se excusa ante el Cónsul, Marcos Mandojana.

img_0595

Varios representantes políticos catalanes asisten a la recepción del Consulado de EEUU para seguir la jornada electoral.

El Consulado se ha propuesto convertir estas cuatro paredes en algo parecido a los cuarteles generales de las campañas republicana y demócrata, y lo ha conseguido. Los expatriados congregados esta noche se sienten como en casa. Algunos son empresarios, estudiantes, o norte-americanos afincados en Barcelona. Chapas teñidas de rojo azul y blanco, con los míticos elefante republicano y asno demócrata, se dividen a partes iguales en las mesas. Globos formando una perfecta tríada, igualmente azul, blanca y roja, cuelgan del techo, aquí y allá, dispersos y llenos de helio.

img_0542

Chapas electorales con el tradicional elefante republicano.

Suena el hilo musical. Parece una típia balada tocada desde un improvisado escenario en el gimnasio de un High School durante el baile de graduación. La gente habla en un ambiente distendido. Aquí nadie se juega nada. ¿O nos lo jugamos todo,  el planeta entero? Y por supuesto, los botellines de Budweiser empiezan a acumularse en cualquier sitio. La cerveza ayuda a pasar garganta abajo, las típicas hamburguesas de carne de vacuno americanas que los camareros se afanan en sacar de la cocina.

img_0546

Las iniciales USA hechas a base de pastelitos de chocolate.

El merchandising es interminable. Lápices con la bandera de “estrellas y rayas”, nachos, las letras USA hechas con pastelitos de chocolate, una barra donde se sirve whisky y hasta incluso un dispensador de palomitas recién hechas, como en el cine. Todo muy american. Aunque el divertimento estrella de la noche es sin duda el photocall con las fotografías de Clinton y Trump, a tamaño real. Parece irresistible llevarse una instantánea del momento. Aunque algunos lo hagan a su manera. Un mujer abraza a la silueta de Hillary, dejando en  segundo plano a un ultrabronceado Donald. Otra pareja, directamente rodeda por ambos flancos a la candidata demócrata y se hacen la foto, sin mirar al contrincante. ¿Será premonitorio? Está visto que en Barcelona prefieren a Hillary.

img_0560

Aspecto del salón del Hotel Majestic de Barcelona, donde se ha celebrado la recepción del Cónsul de EEUU durante la jornada electoral.

Entre el gentío, cada vez más ruidoso, dos pantallas enormes conectan indistintamente con cadenas de noticias norteamericanas. Todavía es pronto para saber datos de participación. “Como gane Trump será un desastre”, dice un anónimo. “Hay que esperar para saber los resultados, puede ser peligroso confiar en las encuestas”, se muestra precavido el Cónsul norte-americano, Marcos Mandojana, ante las preguntas de los periodistas. Y no es para menos, aún quedan varias horas para el cierre de los colegios de la costa oeste.

img_0593

El Cónsul de EEUU en Barcelona, Marcos Mandojana.

“Falta poco para que cierren los colegios de la costa este, pero los analistas dicen que Trump debería ganar en Carolina del Norte y en Florida para que tenga algún “chance”,- del inglés “oportunidad”-, reflexiona Mandojana. Inesperadamente, Barack Obama se cuela en el discurso, premeditado o no del cónsul. Todo son buenas palabras para el presidente saliente. “En cuanto a sus logros domésticos Obama ha conseguido mejorar la sanidad y también la economía, y en el ámbito exterior, será recordado por su multilateralismo, por haber terminado la guerra en Irak”, asegura.

img_0566

Pegatinas electorales animando a la participación en las elecciones presidenciales de EEUU de 2016.

Una urna asoma en una de las mesas supletorias. Los asistentes pueden votar por su candidato. Y aunque no se lo crean, en la papeleta aparecen no dos, sino varios nombres. Además de los omnipresentes Hillary Clinton y Donald Trump, tres candidatos más aparecen como los siguientes con más prosibilidades de llegar a la Casa Blanca. El libertario Gary Johnson o la candidata para los Verdes Jill Ellen Stein, entre otros. Por ahí va un señor muy bien vestido con la chapa republicana clavada en la solapa. Por allá, una mujer con un foulard con la bandera americana que le cubre la espalda, lleva el asno de los demócratas, justo a la altura del pecho.  Dos jóvenes vestidos para la ocasión, reposan sentados en una mesa con sendas copas de cava, mientras en sus solapas asoma la bandera americana, además del elefante y el asno, respectivamente. La tensión por conocer algunos resultados parece menos con una copa en la mano y una conversación animada.

img_0605

Dos jóvenes, uno republicano y otro demócrata, conversan a la espera de los primeros resultados de las elecciones presidenciales de EEUU.

img_0574

Un asistente emite su voto en esta improvisada urna de cartón.

Una y media de la madrugada, hora española. El cónsul coge el micrófono. “Donald Trump ha ganado en los estados de Kentucky e Indiana, en la costa este. “Y en Florida están así…, así…,  48% a 48%”. Un ligero, aunque poco sentido, estupor recorre el salón. Aquí lo que importa es la votación local, la de los votos en la urna de cartón. “Ya disponemos de los resultados”, anuncia Mandojana. Tercera posición para Donald Trump, con 14 votos. Se contiene el silencio. Segunda posición para los Verdes. “Y en primera posición Hillary Clinton con 155 votos”, remata Mandojana, entre vítores y sonoros aplausos. Por segunda vez, en lo que va de noche, en Barcelona prefieren a Hillary.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: